El peor rival de Jaime Nebot son sus propias palabras. Jaime Nebot Saadi es un político que desde que comenzó su carrera como Gobernador del Guayas en el gobierno de León Febres Cordero, 1984-1988, ha tenido una presencia definitoria en la vida política nacional; su influencia, considerada positiva para unos y muy negativa para sus adversarios, ha estado marcada por actos de violencia verbal y física que le dan la característica de ser un guerrero de la política, enmarcado en un lenguaje cercano al humor negro y a expresiones irónicas y llenas de conceptos sobre machismo y fuerza. Por ello deber ser que sus partidarios imprimieron una hoja volante, para promocionar una de las marchas del Alcalde contra el gobierno de Correa que comienza diciendo: “No creemos que nuestro alcalde sea un santo”. Pero esa característica también fue su propio rival en las dos carreras presidenciales que emprendió y perdió con contendientes considerados de menor rango.

En las elecciones de 1992 perdió, en la segunda vuelta, ante su ex coideario Sixto Durán Ballén; y, en las de 1996 volvió a perder con su enemigo eterno Abdalá Bucaram.

Luego de la caída de Bucaram, en febrero de 1997, en la que, según testimonio del general Paco Moncayo, sin ser diputado participó activamente, incluso dictando la moción de destitución, fue convocado por su soporte político, el ingeniero León Febres Cordero, para participar en una tercera campaña presidencial pero enfrentándose a Jamil Mahuad y Alvaro Noboa, los dos de centro derecha con lo cual dividía a la tendencia; renunció a su candidatura para permitir que gane Mahuad, con el cual llegó a pactar un acuerdo que se concretó en el Congreso Nacional donde los diputados de los partidos Socialcristiano y Democracia Popular formaron un sólido bloque de mayoría llamado “aplanadora” que apuntaló el proyecto político de Mahuad que se derrumbó en forma trágica para los ecuatorianos apenas dos años después.

De hecho cuando un poderoso movimiento social con el apoyo de los militares sacó del poder a Mahuad el 21 de enero de 2000, fue el diputado Jaime Nebot quien presentó la moción de abandono del cargo y el reemplazo presidencial.

Días después fue también el autor de la moción de destitución de los diputados y generales Paco Moncayo y René Yandún protagonistas de la caída de Mahuad, hecho que los catapultó en sus carreras políticas, el uno para ser Alcalde de Quito y el otro Prefecto del Carchi. Hoy juntos los tres en la oposición a Correa.

No obstante de ser un activo legislador en lo político, no presentó muchos proyectos de ley sino los más importantes para su pensamiento político.

Con Mahuad fueron compañeros de curul legislativa en el período 1990-1992, cuando se trataba la ley de creación del Distrito Metropolitano para Quito pero no para Guayaquil, Nebot se enojó y dijo que su colega se había ido a Harvard a estudiar para conseguir un master pero que en las calles decía la gente que lo que se consiguió fue un mister, lo dijo en sesión del pleno legislativo, en ese mismo período en que se produjo el conocido suceso de su enfrentamiento grotesco con el diputado socialista Víctor Granda. En el que también recibió su parte el socialista Enrique Ayala al que calificó de burgués con reloj de leontina y pipa. Hoy juntos los tres en oposición a Correa.

Pero el error de Nebot, fue que se enfrentaron en el sitio donde se ubicaban los periodistas, ante decenas de cámaras y grabadoras de los medios de comunicación del país, ahí dijo lo que sus opositores le recordarán siempre.

Antes, cuando era gobernador del Guayas, se ofreció para debatir, en vivo y en directo, por televisión, el tema de la construcción de una vía perimetral en Guayaquil a la que se le acusaba de incluir terrenos de propiedad de la familia de Nebot que luego se venderían como Urbanización Las Orquídeas. El debate concitó el interés nacional y se transmitió en cadena nacional, los protagonistas fueron, por el gobierno Jaime Nebot y Alfredo Estrada; y, por la oposición, en verdad por la Izquierda Democrática, Alfredo Vera y el diputado Italo Ordóñez. El resultado de la confrontación en las encuestas fue un apabullante triunfo de Vera y Ordoñez, lo que provocó un resentimiento personal entre estos políticos que dura hasta hoy.

Vera recuerda que ese día debían llegar hasta la sede de Ecuavisa en Guayaquil, ubicada en el cerro El Carmen pero desde el acceso había grupos de simpatizantes de Nebot que los agredieron antes y después del debate.

Nebot también tuvo una activa participación en el desenlace del secuestro que sufrió el entonces Presidente, León Febres Cordero, en la base aérea de Taura por comandos de la FAE. Nebot casi no se preocupó del desarrollo de los acontecimientos al interior de la base que enfrentaba, otra vez al Presidente con el general Frank Vargas Pazzos, sino de prepararle una recepción masiva y popular en las calles para revertir el humillante suceso del secuestro del poder.

De allí nace este testimonio tomado del libro del mayor de la FAE, John Maldonado, “Taura lo que no se ha dicho”: “El teniente coronel González había prestado clandestinamente seis ametralladoras UZI, que las había sacado en la noche, al abogado Jaime Nebot Saadi, y a su grupo de amigos de confianza. ¿Para qué o por qué?. No lo sé. Algún trabajo especial seguramente”.

En otro incidente Maldonado relata de esta reunión por las fiestas de Quito, en la misma base de Taura. “Terminada la noche, con los ebrios convertidos en bultos, ya nadie se acordaba de las fiestas de Quito, sino que se festejaba un sui géneris carnaval de autoridades, no con agua, sino con whisky especial. Johnny negro o Chivas Regal. Nebot o el señor Arosemena Gallardo, bañados del cogote a los pies en whisky o vaciando una botella en la cabeza de un coronel de Taura…no había cosa más jocosa ni ebrio que no le aplauda.

Había eso sí, personas en juicio que lo presenciaban. Los guardaespaldas del gobernador y los comandos de Taura que ayudaban a meter en los carros Mercedes Benz a los borrachos”.

Inclusive el líder de Alfaro Vive Carajo, Juan Cuvi, detenido y torturado por el secuestro del banquero Nahim Isaías, muerto al final del suceso, declaró que un día en que era trasladado de una priosión a otra para ser interrogado, notó la presencia de unos caballeros bien vestidos que intuyó eran Nebot y su comitiva como Gobernador del Guayas presente en esos momentos. Hoy Cuvi con el prefecto del Azuay, Paul Carrasco está junto a Nebot en oposición a Correa.

LA MALDICIÓN DE NEBOT EN COTACACHI

El ex Alcalde de Cotacachi, Auki Tituaña, fue elegido, la primera vez, con más del 80% de los votos de sus paisanos, en la segunda obtuvo casi el 60% y la tercera bajó a 55%, la cuarta perdió al obtener apenas un 25% frente al candidato de País, también indígena. Todos se preguntaban qué pasó si era un alcalde con una gestión premiada en el extranjero y reconocida en el país, educado en Cuba, casado con una indígena médica, hermana de la dirigente Nina Pacari; la respuesta fue un chisme que circuló en la última campaña de Aukí Tituaña de que había invitado para desfilar, por las fiestas de la ciudad, a un Jaime Nebot, Alcalde Guayaquil vestido con chompa de cuero de vaca, típico producto de esa ciudad, “por eso perdió Auki” decían aquellos que dejaron de votar por él.

Y es que a los conciudadanos de Tituaña no les agradó un crudo incidente que enfrentó a su Alcalde con el líder socialcristiano León Febres-Cordero, quien dijo que “el líder indígena Tituaña ama más al Che Guevara que a Jesús”. “Cómo va a comparar a un hombre de carne y hueso con Jesucristo. …Tengo la impresión de que está fuera de proporciones. Aquello no dice mucho de su ecuatorianidad. El más se debe al Tawantinsuyo que es fundamentalmente peruano”.

Tituaña respondió que esas frases se pueden esperar de un analfabeto, más aún cuando el partido del ingeniero “ha tratado de atacar al Tawantinsuyo, que fue un sistema de gobierno asentado en territorios ecuatorianos, peruanos, bolivianos, chilenos y argentinos, provoca risa que Febres Cordero haya afirmado que Jesucristo no fue de carne y hueso cuando quienes lo mataron fueron sectores poderosos como los que Febres Cordero representa”. Hoy Tituaña es cercano colaborador del banquero Guillermo Lasso, junto con Nebot, los tres en la oposición al gobierno de Correa.

Jaime Nebot Leyes
Edison Miño
Atuntaqueño, comunicador social, escritor y ensayista. Ha publicado 10 libros de historia política del Ecuador, una novela y varios cuentos. Fue secretario de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, asesor de varias comisiones legislativas y fundador de la Dirección de Participación Ciudadana durante sus 30 años de servicio en la Asamblea Nacional. Enamorado de la radiodifusión, libretista y columnista. Miembro y fundador del colectivo de comunicadores Espejo Libertario.

Un comentario en: Nebot no tiene amigos

  1. Edgar Rojas

    2016/09/30

    ¡Muy buen artículo!… Esto es ser periodista… presentar los hechos como se desarrollaron, y se desarrollan al momento… y quienes leemos sacamos nuestras propias conclusiones. estaremos al tanto de más a`portes de esta calidad.

    Responder

Deja un Comentario

  • (no será público)