Más allá del acto mismo de posesión presidencial, en el que ante los ojos de millones de espectadores el Primer Mandatario saliente de un país entrega a su sucesor la banda que reza “Mi Poder en la Constitución”, está la realidad de un hombre o mujer que ha dejado su máxima labor profesional -y política- para reintegrarse en la vida de la sociedad como ciudadano.

Sin embargo, aún cuando vuelva a ser parte del conglomerado, no hay nada de común en quien revierte su papel de mandatario a mandante. Jamás su presencia va a ser inadvertida otra vez como antes de asumir su periodo presidencial. En un espacio público, existirán ciudadanos a los cuales su presencia no les será grata, personas a las que se les quitó privilegios e inmunidades, es por ellos, por unos cuántos, por los que los ex mandatarios tienen el sistema de protección presidencial.

Y esta realidad es comprendida en todos los países, pues en la mayoría de estos se reconocen derechos básicos a quienes los han servido como expresidentes de la República – o sus similares en países de democracia no presidencialista- incluyendo seguridad y pensión vitalicia. La diferencia entre un país y otro es la lupa bajo la que los hechos son narrados por la opinión pública a cada pueblo. En un caso, por ejemplo, la prensa heredará la cultura planetaria construida en salas de cine y verá como normal mantener estas consideraciones a un expresidente de Estados Unidos, mientras que, aplastada por la idiosincracia latina criticará cada posibilidad para un exgobernante de la región y más para uno que no es de su agrado.

Para profundizar en este ejemplo, es importante indicar que en Estados Unidos el presidente cobra anualmente 400 mil dólares, al convertirse en expresidente cobra un poco más de 205 mil dólares al año, este salario equivale a lo que gana un ministro en funciones en el mencionado país.

Además, reciben una oficina equipada y sueldos para sus empleados; viáticos para viajes relacionados con su rol de ex presidente; cobertura médica y protección del servicio secreto de por vida. Por este paquete, que varía según los gastos de cada ex presidente, quien más dinero recibió por parte de Estado en 2016 fue George W. Bush : US$ 1.098.000” nota tomada del diario la Nación en Argentina.

Asimismo, los expresidentes de diferentes países cobran según lo que establece su ley interna, América Latina no se excluye de esta situación con una escala variada de salarios a quienes fueron sus mandatarios. En Chile un expresidente recibe mensualmente 13.871 dólares, en Argentina 11.875 dólares, en Colombia 9.564 dólares, México 9.513 Dólares, Perú 4.658 dólares y Bolivia 2.630 dólares. Todos los expresidentes de estos países cuentan con seguridad presidencial.

En Brasil “Todos los ex mandatarios tienen derecho, de por vida, a ocho empleados pagados por el Estado: cuatro agentes de seguridad, dos choferes con autos oficiales (combustible libre incluido), y dos asesores personales. Gozan de estos privilegios tanto los ex presidentes que acabaron sus mandatos como los dos que sufrieron procesos de impeachment: Fernando Collor de Mello y Dilma Rousseff” nota tomada del diario la Nación en Argentina.

En todos los casos revisados hasta el momento el Estado se encarga de empleados, seguridad y transporte de los expresidentes.

En el Ecuador el salario para expresidentes equivale al 75% del salario mensual del Presidente en este momento sería de 4.695 dólares, el tercer monto más bajo de la región a pesar del crecimiento económico de nuestro país en los últimos diez años. Solo Perú y Bolivia, respectivamente, cuentan con pensiones vitalicias inferiores a la establecida en Ecuador y que es doblada por países como México y triplicada por otros como Chile.

Actualmente, los expresidentes ecuatorianos no cuentan con servicio de protección como en los países que hemos revisado. El actual mandatario, Rafael Correa, emitió para el efecto un decreto ejecutivo que le permita gozar de seguridad cubierta por el Estado por un tiempo de 18 meses tras dejar el cargo el próximo 24 de mayo, pudiendo ampliar este tiempo si su seguridad, la de su cónyuge o la de sus hijos se viera amenazada. Es importante aclarar que el plazo se extenderá solamente si un informe técnico lo considera necesario.

Que una persona como Rafael Correa Delgado, que ha enfrentado los poderes fácticos del país ganándose tanto el disgusto de los sectores a los que limitó sus privilegios como la simpatía de su pueblo que lo convirtió en uno de los presidentes con mayor popularidad a nivel mundial, tenga el servicio de seguridad por un periodo de 18 meses con posible extensión basado en un informe técnico no suena tan insensato como algunos sectores manifiestan, si consideramos que algunos expresidentes -en otros países- cuentan hasta con 300 uniformados y 38 camionetas blindadas como fue el caso de Álvaro Uribe. Su protección se redujo recientemente a 65 uniformados y 12 camionetas blindadas (fuente RCN 2014).

Todos los expresidentes deberían contar con protección por su labor realizada en servicio a la Patria durante su mandato sea este de 24 horas o de 10 años. Todos arriesgan su vida pensando que están realizando un bien para el país al que pertenecen y sirven.

No se trata de defender a uno u otro por su ideología o sus posturas, al ser presidentes y vicepresidentes están en el ámbito público y dadas sus funciones de alto impacto social, podrían solicitar la protección presidencial por un periodo o bien vitalicio, no se trata de justificarlo ya que ocurre en otros países como un gesto de agradecimiento del pueblo hacia sus mandatarios. El sacrificio al que somete un mandatario su vida privada no termina con sus funciones al frente de los destinos de una nación, tras finalizar su periodo serán  reconocidos, él y sus familiares, entre la ciudadanía y quedarán expuestos a cualquier impulso.

Rafael Correa, tiene el derecho y la obligación de cuidar de sí y de los suyos así como sus mandantes tienen también el deber de procurarle tranquilidad después de haber contado con él durante diez años de servicio público como Jefe de Estado.

Fuentes:

http://www.lanacion.com.ar/1976547-cuanto-cobran-de-pension-vitalicia-los-ex-presidentes-de-america-latina

http://www.elcomercio.com/actualidad/exmandatarios-pensionvitalicia-beneficio.html

http://www.noticiasrcn.com/nacional-pais/seguridad-uribe-paso-300-hombres-65

Foto: china.org

Marco Varese
Licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Brasilia, nacido en Lima Perú, realizó sus estudios en las ciudades de Campeche (Campeche) y Comitán (Chiapas), graduado de bachiller en estudios Químico-Biológicos en México, realizó estudios sobre seguridad y defensa en Washington DC (EEUU), vivió en Perú, Nicaragüa, México, Francia - Suiza y Brasil, actualmente es analista político.

Deja un Comentario

  • (no será público)