A pesar que no nací aquí, esta tierra me dio dos hijos, dos hombrecitos que me han hecho amar tanto este país que ya es parte de mi vida. Este amor que salió desde mis entrañas fue cultivándose aún más durante estos 10 años por el presidente saliente de Ecuador, Rafael Correa; en muchos casos sentí que admirarlo y disfrutarlo era de valientes, pues hay quienes insisten en desvalorizar lo que logró su gestión: dignidad, igualdad y un estado fortalecido, entre otras cosas. Puso fin a la inestabilidad y a la injerencia extranjera. Abolió el sistema neoliberal e impulso políticas económico que sacaron al Ecuador de la crisis profunda que arrastraba desde los 90, democratizó la educación y sacó de la pobreza a más de un millón de ecuatorianos, entre otras cosas más.

Esta admiración imbatible de mi familia hacia este proceso derivó en enemistades, derivó en que ‘amigos’ se distanciaran, a que padres de familia dejarán de invitarnos a los eventos infantiles por nuestra clara posición política, derivó a un sinfín de discusiones por abogar el estado social que se estaba construyendo, por defender la abolición de una sociedad individualista, clasista y desigual; por celebrar la justa y necesaria inclusión en las políticas públicas de los históricamente excluidos. Pero no nos quedamos solos, porque ahora en este nuevo Ecuador somos más.
En algunos casos nos quisieron dejar huérfanos porque así se construyen las relaciones de poderes cuando la elite se va quedando sin guarida, cuando los invisibilizados tomamos el escenario y la palabra.

Creo que falta mucho por hacer, no lo dudo, pero es necesario reconocer en voz alta el legado de Rafael, damos la bienvenida a la esperanza y confiamos en que este rumbo seguirá ahora con el compañero Lenín Moreno, pero a Rafael quien será el gran ausente y sí lo vamos a extrañar, sobre todo a quienes le regalaste dignidad y le diste nuevas esperanzas. ¡Gracias!

María Pessina
Feminista, Máster en Género y Desarrollo, con mención publicación por su trabajo Conocimiento, Mujer y Ciencia, por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede Ecuador (FLACSO), entidad en la que también realizó estudios sobre Periodismo y Responsabilidad Social. Es periodista por la Universidad Central de Venezuela y especialista en estrategias de comunicación política y género. Además realizó estudios en las Universidades de Ginebra y Roma, en esta última sobre producción de cine y televisión. María PESSINA ha sido editora de varias publicaciones académicas y ha trabajado en varios medios nacionales e internacionales. Asimismo, ha sido editora en diarios como El Nacional (Caracas); Hoy (Quito) y El Comercio (Quito). Ha colaborado en medios como BBC Mundo, Familia, El Comercio, El Telégrafo y en Radio Quito y Platinum se desempeñó como Productora Ejecutiva. PESSINA ha sido consultora de comunicación en organismos internacionales. Ha participado en congresos, seminarios y encuentros, nacionales e internacionales, sobre comunicación, política y género.

Deja un Comentario

  • (no será público)